Síguenos en   

El Papa, su "salario universal" y el Ingreso Mínimo Vital

-

“Tal vez sea tiempo de pensar en un salario universal”, escribió el Papa Francisco en una carta el 12 de abril a “los hermanos y hermanas de los movimientos y organizaciones populares”. Y en Unidas-Podemos, que es pro-aborto, pro-eutanasia activa, defensores de la ideología de género y la transexualidad, han usado con alegría, casi como un regalo, la petición a la reflexión del pontífice para montar con la imprescindible ayuda del PSOE el “Ingreso Mínimo Vital” (IMV). Unidas-Podemos lleva mucho tiempo buscando la oportunidad para hacer realidad este proyecto.

¿Qué quería decir su santidad por “salario universal”?

De una forma esquemática se resume así:

Razón: “las cuarentenas” por el COVID “se hacen insoportables”

Destinatarios: “Los vendedores ambulantes, los recicladores, los feriantes, los pequeños agricultores, los constructores, los costureros, los que realizan distintas tareas de cuidado. Ustedes, trabajadores informales, independientes o de la economía popular, no tienen un salario estable para resistir este momento ...” y “sin ningún tipo de garantías legales que los proteja”.

Finalidad del “salario universal”: “que reconozca y dignifique las nobles e insustituibles tareas que realizan; capaz de garantizar y hacer realidad esa consigna tan humana y tan cristiana: ningún trabajador sin derechos”.

¿Qué quiere decir el Gobierno de España por IMV?

El Gobierno quiere garantizar un ingreso de 462€ al mes a 1015€/mes por hogar. Dicho de otro modo, si en un hogar se recibe menos de 1015 euros al mes, el Estado puede pagarle una cantidad de dinero para llegar a ese mínimo. En total, el Gobierno de España busca beneficiar a cerca de 850.000 hogares (2,3 millones de personas).

Pero hay que tener en cuenta un detalle. El cálculo del IMV se hace en función de la renta declarada del año anterior a la petición de la ayuda. Es decir, el IMV se dirige a la gente que era pobre el año pasado.

Los solicitantes, en principio, han de tener entre 23 y 65 años.

El solicitante tiene que estar inscrito como demandante de empleo (en paro).

Hay más requisitos relativos tiempo de residencia en España (un año), cotización a la seguridad social (12 meses) y de vida independiente de los progenitores (tres años).

Y la petición de esta ayuda será compatible con la percepción de ayudas como la Renta Mínima de Inserción (RMI) que otorga y gestiona cada comunidad autónoma y que son muy diferentes en cantidad de dinero dada para ayudar.

Se podrá recibir el IMV sin necesidad de cumplir todos los requisitos requeridos, si el solicitante es parte de “colectivos como las personas víctimas de trata, explotación sexual o violencia de género”.

El Gobierno de España ha anunciado que gozarán de incentivos las empresas que contraten a los que perciban el IMV. El IMV no está condicionada a la aceptación de ofertas de empleo.

¿Puede el Gobierno financiar el “ingreso mínimo vital”?

Según el economista Gay de Liébana, en principio, costará 3.000 millones de euros anuales y, según rumores que ha oído, si hay “desviación” de gastos puede ascender a 12.000 millones de euros al año. El Gobierno debe pagar las ayudas a las que ya se ha comprometido. Por ejemplo, ayudas por cese actividad a autónomos (“paro de los autónomos”) y las ayudas a los desempleados por los ERTE (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo). Y he aquí el problema. Parte de la gente afectada por ERTE afirma no haber cobrado todavía el dinero que el Gobierno les debe, por lo que así pagar el IMV parecerá injusto. Si el problema de los ERTE es puramente burocrático, se puede solucionar con tiempo y trabajo. Pero como el problema sea la falta de dinero, el Gobierno se verá tentado a confiscar los superávit de los ayuntamientos. Sólo la villa de Madrid tiene 400 millones de euros bloqueados de su superávit, cuyo alcalde, Almeida, quiere usar para atender directamente las necesidades de la población.

El economista, Daniel Lacalle, ha advertido que el IMV no va acompañada de una “memoria económica” que explique esta nueva ayuda y que no tiene asignación en los Presupuestos Generales del Estado (todavía estamos con los de Rajoy).

El Gobierno ha prometido que las primeras 100.000 ayudas serán concedidas incluso si no son solicitadas.

Paradojas de la vida, este proyecto de Unidas-Podemos, según el diario El Mundo, usará la “Tarjeta Social Universal” ideada por el Gobierno de Rajoy para mejorar la eficiencia en la concesión de las ayudas.

¿Es esto lo que quería decir el Papa?

Creo que el Papa se refería a personas que viven en al sur del Río Grande con sistemas de bienestar social que dejan mucho que desear y no a países como España donde se conceden todo tipo de ayudas sociales a personas necesitadas. En España, lo que ha fallado es la falta de información y agilidad burocrática del sistema para conceder las ayudas a los colectivos necesitados (incluso los ayuntamientos conceden ayudas a familias sin recursos).

En el caso de los autónomos (lo más parecido a lo que hablaba el Papa) se vieron forzados pedir el cese por actividad, también se vieron forzados a pagar la cuota de la Seguridad Social al menos dos meses durante el Estado de Alarma. Muchos no recuperarán un nivel digno de ingresos hasta que hayan pasado meses después del Estado de Alarma. Lentamente han empezado a ser atendidas sus necesidades.

El IMV, según Pablo Iglesias, está pensado para enfrentarse al problema de la pobreza en España, que él ve como “estructural” y no, “coyuntural”. Por tanto, no debe ser un plan temporal sino permanente, en su opinión. Dicho de otro modo, para el líder de Unidas-Podemos, la pobreza en España no tiene solución y siempre habrá mucha gente que dependerá del Estado y su plan para afrontar la pobreza es “histórico” como si nunca el Estado ni la sociedad se hubiese preocupado por paliar la pobreza ni la hubiera reducido significativamente.

En dicha carta, el Papa advierte: “Espero que los gobiernos comprendan que los paradigmas tecnocráticos (sean estadocéntricos, sean mercadocéntricos) no son suficientes para abordar esta crisis ni los otros grandes problemas de la humanidad.” Dicho de otro modo, y si lo entiendo bien, el trabajo del Estado, el mercado y la generosidad de la sociedad son las claves para salir de esta crisis.



-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Rafael David Fernández
Periodista y Economista, en búsqueda de la verdad y las fronteras de lo posible.
 © 2020 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com