Síguenos en   

No tengo trabajo

-


¤ La tasa de desempleo urbano en el Perú fue de 6.9% durante el primer semestre del 2016


¤ Existen cerca de ocho tipos de depresiones causadas por el desempleo


Este año lo he empezado sin trabajo, lo cual puede ser deprimente o puede ser un trampolín para algo nuevo en tu vida. Entre que no me renovaron contrato y que luego rechacé quedarme en un puesto diferente, hoy me encuentro sentada en mi viejo sofá ordenando mi vida.

Ahora que no formas parte de la PEA estoy segura que tienes miles de razones válidas sobre cómo llegaste a esta situación, pero lo lamento, ninguna importa, lo único que tiene relevancia aquí es qué harás para montarte al caballo de vuelta.

Anteriormente te hablé de qué no hacer con tu grati, pero hay dos temas puntuales que me gustaría tocar en este artículo. Tus ahorros y tu futuro laboral. No tengo la fórmula secreta para que mañana te den el trabajo que siempre soñaste, sino, yo también ya tendría la vida resuelta. Lo que tengo es experiencia, buen humor y ganas de crecer.

1. Ordena tu CV. Hazlo atractivo. ¿Alguna vez has llenado un perfil en una página de citas? Bueno es algo así, pon lo profesionalmente guapo e interesante que eres. El reclutador no necesita saber que aún llamas a mama cada media hora.

2. Capacítate. Y probablemente aquí es donde dices: Pero Ana, si con las justas me alcanza para pagar el recibo del celular. Hoy existe MiriadaX entre otras páginas de internet que te ofrecen cursos virtuales gratuitos, puedes refrescar lo que ya conocías o aprender algo nuevo. Por ejemplo, hice un curso de Finanzas para no financistas, y ahora soy una comunicadora que entiende un poco más de un balance de caja.

3. Vive por presupuesto. Ahorra. Corta gastos innecesarios. Como hija de dos economistas, lo primero que aprendí cuando recibí mi primer sueldo fue el presupuesto. Sea en papel o en algún programa sofisticado de la computadora, escribe tus ingresos y egresos.
Si estás desempleado y no ahorraste, por lo menos comienza por cortar aquellos compromisos financieros que no son necesarios, llámese gimnasio, Netflix, Spotify, compra de ropa, etc. Si tienes un trabajo o algún ingreso fijo de dinero, incluye en tu presupuesto el ítem de ahorro.

4. Reencuentra viejas amistades y fortalece las actuales. O en palabras modernas, mucho networking. Ojo, habrán salidas de confraternidad para tomarte unos tragos o comer algo, y está bien, pero que tu objetivo sea alargar tu red de contactos, sea para una recomendación o un posible nuevo empleo.

5. Encuentra un hobby productivo. Y no, Netflix no cuenta. Por ejemplo, yo escribo en mi blog, lo comencé cuando estuve con descanso médico y trabajaba desde casa, y ahora me sirve como portafolio para algunos puestos a los que he postulado. Así también, boxeo, lo cual me permite liberar el estrés, despejar mi mente e intentar estar en forma.




-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Ana Gutiérrez
Una comunicadora que vive entre economistas. Lectora compulsiva. Escritora aficionada.

Contenido más reciente





 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com