Síguenos en   

La oposición a Rajoy ni está ni se le espera

-

León del Congreso de los Diputados. Dreamsmakers (Pixabay.com)

En España no hay oposición al Gobierno de Mariano Rajoy, y si la hubiera, fracasaría. No la hay ya que todos los partidos están de acuerdo en lo fundamental: repartirse el botín del Estado. Se limitan a denunciar algunos de los efectos que provoca la política del PP, pero sin atender a las causas que lo provocan. Naturalmente me estoy refiriendo a la oposición oficial, a la que participa dentro de este sistema corrupto, no a los que defendemos la abstención activa.

¿De qué sirve denunciar la corrupción del partido en el Gobierno cuando se habla como si hubiese separación de poderes? ¿Han leído estos políticos la Constitución que dicen defender? ¿Han oído hablar de la Ley Orgánica del Poder Judicial de 1985? En España los miembros del Consejo del Poder Judicial son elegidos por los miembros del Senado y del Congreso, es decir, por los partidos, por tanto, es inevitable que el Poder Legislativo y el Ejecutivo controlen el Judicial. Es de cínicos o ignorantes denunciar que no se respeta la separación de poderes, cuando la Constitución garantiza que no exista.

¿De qué valen las críticas a la corrupción del partido oponente cuando se defiende el sistema autonómico? Éste no es mas que una administración paralela para enchufar a compañeros de partido, familiares y amigos de políticos. Ello se traduce en más impuestos para la clase media y trabajadora y gasto político más . Por ello la política económica del PSOE y el PP ha sido prácticamente la misma, Ciudadanos sostiene al PP en el Gobierno y Podemos pide más dinero para las autonomías. En realidad todos quieren la misma política económica porque todos tienen un interés fundamental común: vivir el mayor tiempo posible del Estado. No hay que obviar que éste financia a los partidos, ¿cómo no va a ver corrupción?

Podemos no representa ninguna amenaza al sistema, no ha venido a otra cosa que a reforzarlo. Por ello es de imbéciles pensar que es un partido revolucionario o que causa miedo al poder político y económico. Si éstos le hubiesen tenido tanto temor, ¿por qué han aparecido sus dirigentes innumerables veces en grandes cadenas de televisión? Es cierto que una de las causas es el negocio que ha generado Podemos. Pero ello no quita que sea lógico pensar que sus apariciones en televisión han sido una estrategia de Rajoy para hundir al PSOE, algo que a tenor de los hechos ocurrió en las últimas elecciones. Podemos no puede ser un partido revolucionario, dado que ya no habla de proceso constituyente, sino de reforma constitucional, y ya mismo ni siquiera hablará de ello. Que no exista miedo a Podemos no obsta que para el establishment sea más cómodo un acuerdo PP-PSOE-Ciudadanos, ya que Podemos ambiciona ser el partido único, al igual que Falange.

La corrupción del Ciudadanos y Podemos es moral, la cual engendrará la política y la económica. El primer partido ha venido al facilitar el consenso entre las dos primeras fuerzas políticas. Según el pensador político Antonio García-Trevijano, el consenso es contrario a la democracia y propio de las oligarquías, ya que la supervivencia del mismo requiere unanimidad. En una democracia las decisiones se toman por votación de mayoría o minoría. La corrupción del segundo se demuestra cuando Pablo Iglesias criticó a Cayo Lara por tener principios, lo que según él, equivalía tener un 12% de apoyo. Es decir, no hay que tener principios si se quiere alcanzar el poder. ¿Hay algo que diferencie a este personaje del resto de oportunistas? Pero hay un hecho más grave aún en Podemos, que explica todavía más si cabe su falta de moralidad y su coincidencia con el resto de partidos, especialmente con el PP. Se trata de la complicidad de Podemos ante el falseamiento de la cifra de PIB en casi un 20%. Como saben algunos de ustedes cuatros economistas —Juan Carlos Barba, Roberto Centeno, Juan Laborda, Juan Carlos Bermejo— han publicado una serie de artículos donde demuestran que desde 2008 se está sobrevalorando el PIB en dicha proporción. Algo tan grave no puede ser obviado por Podemos, después de que Juan Carlos Barba, ex colaborador de Podemos, se lo dijera al responsable de Economía de la formación, Nacho Álvarez, y éste le respondiera: "hay no te metas".


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Sebastián Núñez
Aprendiz de la economía. Lector nocturno y aficionado al deporte.

Contenido más reciente





 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com