Síguenos en   

¿Dónde están los buenos datos del empleo?

-

Una vez más el establishment saca pecho con los últimos datos de paro registrado y de afiliados a la Seguridad Social, referidos a diciembre de 2016. En relación a los primeros el Ministerio de Trabajo señala que el número de parados inscritos en las oficinas de empleo descendió en 390.534 personas en relación al mismo mes de 2015. Se trata de la bajada “mayor de la historia”, según el Ministerio.

Ya he comentado en otras ocasiones que los datos de paro registrado no reflejan el nivel de paro real que hay en la economía española. Durante el tercer trimestre del pasado año había registrados de media 3.700.285 parados. Mientras que la última EPA (Encuesta de Población Activa) indica que en entre julio y septiembre hubo 4.320.800 parados. Esta diferencia se debe a que los datos de paro del Ministerio únicamente tienen en cuenta a los parados inscritos en las oficinas y a que no consideran como desempleados a determinados colectivos que sí lo son. Luego la cifra que más se acerca al nivel de paro real es la EPA que elabora el Instituto Nacional de Estadística, que se publicará a finales de este mes y nos permitirá tener un conocimiento mayor de cómo está el mercado de trabajo.

En cuanto a los datos de la Seguridad Social, si bien la afiliación media creció un 3% en 2016, el año anterior había subido un 3,2% en relación a 2014. La diferencia es de casi 18.000 personas menos. Teniendo en cuenta el alto nivel de paro que existe, que el empleo crezca a ese nivel no es motivo para estar contento.

La desaceleración en el ritmo de creación de puestos de trabajo se muestra en la contratación. Según datos del Ministerio de Economía en 2016 hubo casi 20 millones de contratos registrados, un 7,6% más que en 2015. El problema es que la variación anual en 2015 fue del 11,1% y la de 2014 del 13,1%.

Los contratos laborales van unidos a una mayor precariedad. Tan sólo el 8,5% de los contratos totales son indefinidos. Hay que destacar el incremento de los contratos a tiempo parcial (tanto de carácter indefinido como temporal). En relación al año 2008 han aumentado un 69%. Entre 2008 y 2012 las horas trabajadas han caído un 17,6%, lo que supone menores salarios, bajadas en las cotizaciones sociales, y por tanto, menores pensiones futuras.

Sobre el total de contratos temporales existentes hasta el tercer trimestre, el tipo de contrato eventual que tiene más peso es el que dura un mes (41,6%). Únicamente el 12% de los contratos temporales se prorrogan y la mayor parte de estos no más de tres meses. ¿Imaginan ustedes el nivel salarial de los nuevos empleados, dado el nivel de contratación?

En definitiva aunque desde 2014 se está creando empleo, el ritmo de crecimiento ha sido menor en 2016. Un nivel de empleo cada vez más precario e insuficiente para absorber a una población activa que va a menos. Las previsiones para este año no parecen mejores, luego cuando el poder político-económico-mediático insiste tanto en la recuperación es porque la crisis es aún peor. Lo más grave no es la escasa independencia de los grandes medios de comunicación. Eso es algo de sobra conocido, sino que el pueblo español acepte aquello que hace algunas semanas dijo la ministra Báñez, de que la calidad del empleo comenzaba por tenerlo.


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Sebastián Núñez
Aprendiz de la economía. Lector nocturno y aficionado al deporte.

Contenido más reciente





 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com