Síguenos en   

¿Dónde está la responsabilidad del votante?

-

Desde el 15M es muy frecuente comprobar que una buena parte de la población española está indignada con la clase política. Únicamente a ésta se le responsabiliza de los siguientes problemas: paro, corrupción, recortes en sanidad, educación y pensiones, precariedad, etc.

Qué duda cabe que la clase política, especialmente la que ha estado gobernando en los últimos 40 años, tiene una enorme responsabilidad en la generación de estos problemas, pero también la población indignada. Me sorprende la falta absoluta de asunción de responsabilidades del pueblo español, que sólo sabe reclamar derechos sin asumir ninguna responsabilidad.

Aquí nos olvidamos que más de dos tercios del censo votan. Que los más indignados lo han hecho a Podemos y a Ciudadanos, dos partidos potenciados desde dentro del sistema, y que han servido al poder para canalizar el descontento social y mantener el statu quo. Ninguno de los dos partidos va cambiar nada ya que defienden lo que hay: falta de separación de poderes y sistema electoral proporcional, financiación estatal a los partidos, sistema autonómico, etc. Tenemos un sistema político donde el poder radica en la cúspide de los partidos políticos. Son ellos los que deciden quiénes van en la lista, qué tienen que votar los diputados y senadores, y quiénes son los jueces que formarán parte del Consejo General de Poder Judicial. ¿Van a renunciar Iglesias y Rivera a este poder? Es obvio que no. A más cuota de poder o mayor parte del botín, mas correligionarios van a querer colar en las administraciones públicas, más financiación publicar van a demandar, más impunes van a desear ser, más dinero público van a despilfarrar, etc.

Los hechos hasta ahora ocurridos evidencian la tendencia de Podemos y Ciudadanos a una mayor corrupción moral: el primer partido ha silenciado casos de corrupción a cambio de participar en el Gobierno del PSOE en Castilla la Mancha. En el caso del segundo es más descarado: mantiene el pacto con el PSOE en Andalucía y con el PP en el Gobierno central, en la Comunidad de Madrid y en Murcia. Ello al margen del nivel de corrupción y de los incumplimientos de los pactos. Como es lógico ambas organizaciones constituyen una oposición débil a Rajoy.

El mismo pueblo indignado muestra así mismo su conformismo con su voto. No sólo basta con quejarse. Es fundamental tener interés por conocer las causas que provocan los problemas anteriormente enumerados. En suma esto supone tener interés por la política, y no por el entretenimiento y el espectáculo que nos ofrecen los grandes medios de comunicación: la antipolítica.


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Sebastián Núñez
Aprendiz de la economía. Lector nocturno y aficionado al deporte.
 © 2018 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com