Síguenos en   

Los bancos españoles continúan vendiendo deuda del Estado

-

Euro-escultura del euro en la sede del BCE. Hans (Pixabay.com)

Hasta marzo de 2018 la deuda del Estado era 939.337 millones de euros. Este montante no incluye la deuda de las comunidades autónomas, de las entidades locales y las empresas públicas. Sólo en los tres primeros meses del año la deuda se ha incrementado en algo más de 20.000 millones de euros, según datos del Tesoro Público.

No hay que olvidar que los principales acreedores del Estado son los no residentes (fundamentalmente entidades financieras), quiénes tienen el 44,52% del conjunto de obligaciones, bonos y letras; el Banco de España (21,36%) y las entidades de crédito residentes (17,24%).

Los no residentes han mantenido una proporción relativamente estable desde 2002. El máximo se alcanzaría en 2006, dado que llegaron a concentrar el 48,5%. Entonces el nivel de deuda del Estado era muy inferior al actual, únicamente de 295.875 millones de euros o en torno al 30% del PIB.

Por otra parte las entidades financieras españolas han vendido deuda estatal en los últimos años. Llegaron a tener el 37,10% en 2003, pero hasta 2014 llegaron a poseer el 29,17%. Entre 2014 y marzo de 2018 han vendido títulos por un valor total de 62.480 millones de euros.

La caída de la financiación privada ha provocado un aumento exponencial de las compras de deuda por el Banco de España gracias a la política monetaria expansiva del Banco Central Europeo (BCE), que implantó en 2012. En 2002, la proporción que tenía el banco central era insignificante, de tan sólo el 1,44%. Únicamente entre 2015 y 2016, la cantidad de deuda en manos de éste subió un 94,75%, hasta los 138.590 millones de euros.

España es el cuarto país de la zona euro que más financiación ha recibido del BCE. De los 2,06 billones de euros prestados por ésta hasta junio, el 11,97% ha ido a parar a nuestro país. Alemania es el país al que más deuda del Estado se le ha comprado: el 23,77%. Le siguen Francia (19,40%) e Italia (16,86%).

Recientemente el presidente del BCE, Mario Draghi, avisó que a finales de este año finalizarán las compras de deuda pública. Además no descartó subir los tipos de interés en verano de 2019, dado el crecimiento económico de los países de zona euro y el aumento de la inflación. No obstante, la evolución del precio del dinero en otra áreas económicas también influye en la Eurozona. No hay que olvidar que la Reserva Federal subió recientemente los tipos de interés.

La aplicación de una política monetaria restrictiva podría afectar negativamente a los Estados miembros del sur Europa. Fundamentalmente por un incremento sustancial del coste de financiación.


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Sebastián Núñez
Aprendiz de la economía. Lector nocturno y aficionado al deporte.
 © 2018 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com