Síguenos en   

Lo importante para ser ministro

-

Al igual que muchos españoles, pensaba que la moción de censura iba a fracasar. Después del apoyo del PNV a los presupuestos del Rajoy parecía difícil que Sánchez encontrase apoyos suficientes. Sin embargo la ambición y las cesiones de este último a los separatistas han allanado su camino a la presidencia del Gobierno. Es evidente que la sentencia del caso Gürtel ha sido sólo un pretexto.

Por lo pronto la mala aplicación del artículo 135 tiene los días contados. Aumentará la inversión en Cataluña y en el País Vasco. Sus gobiernos separatistas tendrán mayor autonomía política y económica, lo que redundará aún más en la destrucción de la nación española. A Pedro Sánchez y a la inmensa mayoría de la clase política sólo les importa este Estado en la medida que es fuente de privilegios, poder y latrocinio. Con tal de permanecer o escalar dentro del mismo, dividen, corrompen y machacan a la sociedad civil.

Mientras que en muchos países los partidos políticos separatistas están prohibidos, en España se les financia, se les promociona, se negocia con ellos, aunque quieran destruir una nación política de más de 500 años. Lo contrario es antidemocrático según los creadores de opinión de un medio de comunicación tan nefasto como La Sexta. España es un país de anormales, con unas comunidades autónomas que no existen en ningún país de mundo, y que sólo se crearon para enchufar a centenares de miles de familiares, amigos y correligionarios de los partidos y sindicatos estatales.

Sánchez es igual o más mediocre que Zapatero. Por ello ha elegido como ministros a personas no basándose en sus méritos, capacidades y experiencias, sino en su sexo, orientación sexual y fama. Entre los que conozco la única excepción es Borrell, pero probablemente haya sido elegido para tranquilizar a Bruselas, al igual que Nadia Calviño. Pedro Duque parece buen profesional en su campo, pero esto no quiere decir que vaya a ser un buen ministro. No me gusta que haya jueces del Consejo General de Poder Judicial se metan en política. Su independencia queda en entredicho. No hay que olvidar que Grande Marlaska archivó en caso del YAK-42. La nueva ministra de Justicia ha sido una estrecha colaboradora de Garzón, un juez que en su día dejó de investigar el GAL porque iba a ser elegido ministro. En cuanto a la de Hacienda sólo hay que ver cómo está la sanidad andaluza, más privatizada y peor gestionada. La elección de ministro de Cultura demuestra que ésta importa cada vez menos a los políticos. Sobran ministerios, especialmente el de igualdad, que en realidad va a ser un ministerio de propaganda.

En lo económico este Gobierno pretende subir más los impuestos, el nivel de gasto y de deuda pública. No obstante, no hay margen para exprimir más a la ciudadanía. Más si cabe cuando hay una agravamiento de las crisis en ciernes: subida del precio del petróleo, subida de tipos de interés, del valor del dólar frente al euro y fin de compras de deuda pública por parte del Banco Central Europeo. A ello se une la dificultad de gobernar con sólo 85 diputados, por lo que Sánchez tendrá que convocar elecciones antes de lo que tiene previsto.


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Sebastián Núñez
Aprendiz de la economía. Lector nocturno y aficionado al deporte.
 © 2018 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com