Síguenos en   

Las mieles del no-Brexit

-


¤ El empleo crece a niveles históricos


¤ La libra esterlina pierde lentamente valor frente al euro


El 23 de junio de 2016, los ciudadanos del Reino Unido (RU) decidieron en un referéndum que querían abandonar la Unión Europea (UE). Fue el Brexit en referencia a Gran Bretaña y a “exit”, “salida” en inglés. Al día siguiente los índices bursátiles de medio mundo se desplomaron y se interpretó que esto era un mal augurio para la economía mundial. Pero el resultado del referéndum no significaba la salida automática del Reino Unido de la UE. Porque para salir de la UE, el Gobierno tiene que invocar el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea. Todavía no se ha invocado incluso teniendo ya el permiso necesario del Parlamento para hacerlo.

Así pues, es previsible que el 9 de marzo la Primera Ministra, Theresa May, pida con el artículo 50 en la mano salir de la UE e iniciar negociaciones para establecer las nuevas relaciones comerciales entre el Reino Unido y lo que quede de la UE.

¿Cómo va la economía en RU?

Va extrañamente bien. Al menos eso es lo que se deduce al ver los datos de la Oficina Nacional de Estadística del RU.

Lo mejor es el empleo. La tasa de paro del RU se sitúa en el 4,8% (es decir, de cada 100 personas que quieren trabajar, 5 no trabajan), con una tasa de empleo del 74,5% (es decir, de cada 100 personas con edades entre 16 y 64 años, 75 trabajan). Ademas, 23,25 millones de personas trabajan a jornada completa y 8,55 millones a tiempo parcial, creciendo el número de personas con trabajos de jornada completa a mayor velocidad que los trabajos de tiempo parcial. Son datos muy buenos, la cifra de paro es la segunda mejor de la historia y la tasa de empleo es el récord absoluto de la serie registrada.

Sin embargo el crecimiento de la economía del RU fue del 2% en 2016. Por lo que el PIB (Producto Interior Bruto) a precios constantes, es decir, lo producido y vendido a consumidores finales en el RU sin que los datos estén inflados por los precios, creció un 2% en comparación al año anterior. Es un buen crecimiento económico, pero dada la gran cantidad de personas trabajando en el RU, no se entiende que el crecimiento no sea aún mayor. Es más, es el peor dato de crecimiento de los últimos 3 años.

Hay otra cosa que falla, la inflación (la subida generalizada de los precios). Tal vez no sea grave. En junio había crecido un 0,5% anual y en diciembre un 1,6% anual. Tal vez se debe a que hay mucha gente trabajando, que tiene dinero para gastar y hace que suban los precios. Tal vez no tiene nada que ver con los problemas logísticos que han llevado a la escasez de algunos productos en los supermercados británicos como la pasta de untar Marmite y la lechuga romana. Pero es importante entender que según OANDA, el día del referéndum, con una libra esterlina se podía conseguir 1,30€, el 9 de febrero, sólo 1,16€. Dicho de otro modo, al Reino Unido importar alimentos y todo tipo de mercancías de la UE le sale más caro. Esto está dañando el poder adquisitivo de los pensionistas británicos que viven en la UE.

En el supuesto que haya una rotura del mercado único y se impongan aranceles, el RU tendrá problemas de abastecimiento para una población creciente (de más de 60 millones de personas) si carece de fuertes aliados comerciales como por ejemplo EE.UU. y si el Banco de Inglaterra no consigue una estabilidad cambiaria con sus principales socios comerciales.


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Rafael David Fernández
Periodista y Economista, en búsqueda de la verdad y las fronteras de lo posible.

Contenido más reciente





 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com