Síguenos en   

El coste del rescate bancario podría aumentar en el sur de Europa

-

Las ayudas públicas al sistema financiero en los países de la Unión Europa (UE) han incremento la deuda bruta de sus administraciones públicas. Ello ha tenido un coste sobre los contribuyentes a través del aumento del déficit público en éstas. Ahora bien, qué elementos del endeudamiento público influyen negativamente sobre el saldo fiscal:

El pago de intereses, que se incrementan en los países con altos niveles de deuda en sus administraciones. Los intereses son un gasto no financiero en el presupuesto, y por tanto, su aumento influye negativamente en el saldo fiscal. Éste viene determinado por la diferencia entre los ingresos no financieros y los gastos no financieros.

— El coste que supone para el Estado un préstamo no devuelto por parte de las entidades rescatadas.

La ejecución de garantías públicas. Esto tiene lugar cuando vencido el plazo de vencimiento de un préstamo la entidad recatada no cumple con su obligación de pago. Por tanto, el bien o recurso público que garantizaba dicho préstamo pasa a manos del acreedor de la entidad.

Transferencias de capital. Éstas han supuesto un coste en la medida en que han sido destinadas a cubrir pérdidas acumuladas o su valor de transacción ha sido superior al de mercado. Las transferencias de capital son un subsidio público (un pago sin contraprestación) destinado a financiar inversiones y operaciones de capital fijo, es decir, afectan a los activos que permanecen vinculados a la entidad durante más largo plazo.

La enajenación (venta) posterior de un activo o de las participaciones de capital a un precio menor al que se compró por parte del Estado, origina un coste para el contribuyente en forma de déficit.

— La constitución de "bancos malos" en algunos países de la UE han podido originar beneficios o pérdidas dependiendo de cómo se haya gestionado la cartera de activos problemáticos y de qué grado de participación tiene sobre aquéllos el sector público. Estas instituciones se han creado para sanear los balances de algunos bancos o como mecanismo de resolución de entidades no viables. Su cometido no ha sido otro que "gestionar de manera ordenada las carteras de activos deteriorados", según el Banco de España.

Por otra parte hay que tener en cuenta que durante este proceso el Estado puede obtener ingresos y por tanto reducir el déficit público. En este sentido se incluirían los ingresos no financieros procedentes de intereses, comisiones y dividendos (rentas de la propiedad).

Ayudas al sector financiero aprobadas por la Comisión Europea (2008-2015)

Lo gobiernos de la UE han ayudado al sector financiero a través de la compra de entidades y activos dañados, la concesión de préstamos y garantías o avales públicos, etc. Entre los países que más recursos públicos han ¹empleado con relación a su PIB están Irlanda (137%), Grecia (65,9%), Dinamarca (58,1%), Portugal (21,6%) y Bélgica (35,7%). Es lo que se desprende de los últimos datos publicados por el Banco de España, a partir de la información de la Comisión Europea.


Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de Eurostat

No obstante el peso de la deuda pública con respecto al PIB, generado como consecuencia de las ayudas al sector financiero es hoy casi inexistente en Dinamarca y se ha ²reducido a la mitad en Irlanda, Letonia, Bélgica, Holanda y el Reino Unido. En Alemania ha caído un 40%. Estos datos contrastan con lo sucedido en algunos países del sur y el este de Europa. En Grecia el valor máximo del endeudamiento neto (pasivos menos activos) ha pasado del 13% del PIB a estar casi en el 20%. En Eslovenia de rozar el 5% ha subido al 7,7%, mientras en Portugal desde una misma proporción ha crecido al 6%. El valor máximo en Chipre se sitúa por encima del 20%, mientras en España y Letonia se ha mantenido en el 4,2%.

Finalmente si se compara el impacto fiscal que estas ayudas han tenido sobre el déficit presupuestario, se puede apreciar que es Irlanda el país donde los contribuyentes han soportado un mayor coste en términos relativos. En concreto el 28% de su PIB. Le siguen Grecia (17%), Eslovenia (14%) y Chipre (9%). En cambio tienen un saldo levemente positivo Dinamarca, Francia, Luxemburgo y Suecia.

El coste que sobre el contribuyente ha tenido esta asistencia financiera aún no es definitivo en la UE, ya que hay procesos de reestructuración que no han acabado y la exposición del sector público en la banca continúa siendo considerable. En este sentido hay que destacar que la factura puede verse incrementada en aquellos países donde existan garantías que acaben siendo ejecutadas. Estos avales se denominan pasivos contingentes y se concentran en un número reducido de países: Grecia (el 25% de su PIB), Bélgica (8%), Chipre (6%), e Irlanda, España, Luxemburgo y Portugal (4%).




¹ Por recursos públicos empleados no debe entenderse aquellos que han sido aprobados, cuyo volumen es evidentemente superior.

² Según el Fondo Monetario Internacional, las ayudas al sector financiero se han recuperado totalmente en Estados Unidos, incluso con ingresos superiores a lo gastado.


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Sebastián Núñez
Aprendiz de la economía. Lector nocturno y aficionado al deporte.

Contenido más reciente





 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com