Síguenos en   

El Banco Popular se ve forzado a un plan de ajuste

-


¤ El beneficio neto bajó un 50% interanual en el primer semestre del año


Oficina del Banco Popular. Sebastián Núñez

El grupo Banco Popular va a reducir su plantilla en aproximadamente 2.900 empleados, dentro de un proceso de reestructuración que afectará a unas 300 oficinas. Este banco contaba con 15.079 trabajadores y 2.124 sucursales hasta 2015, según el informe anual de ese año, publicado por la entidad.

Si se observa la última presentación de la cuenta de resultados del grupo se puede entrever la razón de este plan de ajuste. Su beneficio neto cayó un 50% interanual en el primer semestre del año, situándose en 94 millones de euros. Dentro de los ingresos cabe destacar la variación negativa del Resultado de las Operaciones Financieras (ROF), el cual descendió un 39,9%. El ROF es la diferencia entre las ganancias derivadas de operaciones financieras y las pérdidas provocadas por éstas.

Esta entidad ha tenido que destinar a provisiones extraordinarias 106 millones de euros entre enero y junio de 2016. Algo que no hizo el año anterior entre dichos meses. Durante en ejercicio el banco está destinando su beneficio a incrementar el volumen de éstas.

Hay que tener en cuenta que durante 2015 el resultado consolidado bajó un 67,9%, situándose en 105,9 millones de euros. Entre las variables de ingresos con mayor valor peso relativo de una entidad financiera están los intereses y rendimientos asimilados, las comisiones percibidas y el ROF neto. En el caso del Banco Popular estos recursos cayeron un 15,8%, un 11,3% y un 37%, respectivamente. En este sentido la política monetaria de Banco Central Europeo de bajos tipos de interés no está favoreciendo a la banca.

No obstante, estos datos no ponen en peligro, en principio, la solvencia de la entidad. Ésta cumple con los objetivos fijados en Basilea III. El requerimiento mínimo de capital de máxima calidad (acciones ordinarias y reservas a través de beneficios), sobre los activos ponderados por riesgo ―crédito, operacional y de mercado― está establecido en el 4,5%. El Banco Popular tuvo esta ratio, denominada Common Equity Tier 1 (CET 1), en el 11,1% hasta 2015, 1,6 puntos porcentuales por encima del valor que alcanzó un año antes. A partir de 2019 el requerimiendo mínimo aumentará hasta el 7%, cuando se aplique totalmente el colchón de conservación de capital. Se trata de medir que grado de capacidad tiene este capital de absorber posibles pérdidas provocadas por los activos. Por ello no se pondera igual un bono estatal (mínimo riesgo y baja ponderación) que un préstamo sin garantía (máximo riesgo y alta ponderación).

El Coeficiente de Cobertura de Liquidez (LCR, por sus siglas en ingles), se situó en el 179% el pasado año. Éste mide la suficiencia de activos liquidos de alta calidad (deuda pública y corporativa, etc) que cubren las salidas netas de efectivo, es decir, la diferencia entre las salidas potenciales de efectivo (retiros de cuentas de depósitos, por ejemplo) y las entrada de efectivo (intereses recibidos por créditos dados, entre otros), durante un periodo de 30 días en un escenario adverso. Según las normas de Basilea III, para que un banco no esté en una situación de falta de liquidez el valor de los activos liquidos debe ser superior a las salidas potenciales de efectivos, esto es, el ratio debe ser al menos del 100%, por lo que el grupo no tiene problemas de liquidez.

Mientras que la solvencia mide la capacidad que tiene una empresa de afrontar los pagos comprometidos con terceros, la liquidez mide capacidad que tienen sus activos de generar efectivo. Una empresa con solvencia puede sobrevivir sin liquidez, pero no al contrario.

La última ampliación de capital, de 2.505 millones de euros, la conversión de acciones a capital de máxima calidad (645,8 millones en 2015), y una mayor inversión en banca corporativa, Administraciones Públicas (AAPP) y grandes empresas, han reforzado la solvencia del banco. Entre enero y junio de este año ésta última creció un 2,7% interanual, alcanzando los 18.483 millones de euros. Sin embargo, la exposición a la deuda de las AA. PP. puede ser un problema la medio o largo plazo. Aunque ésta sea un activo libre de riesgo para la entidad, los pasivos en circulación llegaron al 142,3% del PIB, según datos del Banco de España. Una posible reestructuración o quita de la deuda pública española podría comprometer la solvencia futura de este banco.

La cotización de las acciones del Banco Popular llegó a subir a 34,1 euros en marzo de 2007, hoy cotizan en torno al 1,1 euros, según el portal financiero Investing.com. ¿Están anticipando los inversores más malas noticias para éste?


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Sebastián Núñez
Aprendiz de la economía. Lector nocturno y aficionado al deporte.

Contenido más reciente





 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com