Síguenos en   

El ladrillo quiere volver (II)

-

La industria inmobiliaria sigue retornando a la economía española. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en julio se inscribieron 24.863 hipotecas constituidas sobre viviendas en el registro de la propiedad, un 32,9% más que en julio de 2016. Andalucía fue la comunidad donde se registraron más (4.577 hipotecas), le siguió Madrid (4.376) y le siguió de cerca Cataluña (4.348). El tipo medio de la hipotecas fue de 2,76% y en julio del año pasado, 3,25%. En marzo, el tipo de interés medio era todavía el 3,24%.

Pero el mercado hipotecario llegó a inscribir en los registros, un total de 34.408 hipotecas, porque las hipotecas van más allá de la viviendas, también se ponen sobre, por ejemplo, solares. El total de dinero prestado para todo tipo propiedades inmobiliarias fue 4.693,7 millones de euros, de los cuales 2.973,9 millones eran para viviendas.

En agosto se transmitieron 142.976 fincas, según el registro de la propiedad contado por el INE, de la cuales 79.374 eran compraventa de fincas (un 14,3% más que en agosto de 2015) y 31.533 transmisiones inmobiliarias por herencia. Andalucía encabezó el número de transmisiones en agosto (25.323) y le siguió Cataluña (20.505). De todas las fincas transmitidas, 69.124 eran viviendas.

Para que gran parte de estas transacciones sean posibles, se necesita el respaldo del sistema financiero que viene determinado por estrategias empresariales y la cantidad de créditos dudosos (de ser pagados) que incluyen los créditos en mora (créditos con retrasos indebidos en el pago).

La estrategia de las entidades de crédito (principalmente los bancos) y establecimientos financieros de crédito (empresas de leasing, de factoring, de crédito hipotecario...) ha sido la de reducir sus activos y su masa de dinero prestada. En 2012, según el Banco de España, las entidades de crédito tenían 3.422.612 millones de euros, pero en mayo de este año sólo tenían 2.604.065 millones de euros. Desde entonces los activos de los bancos han crecido hasta julio, alcanzando los 2.640.185 millones de euros. En julio, los créditos dudosos bajaron hasta los 110.433 millones de euros, la cifra más pequeña de los últimos cinco años. En 2013 los créditos dudosos eran un 6,7% del total de activos, en julio eran un 4,1%. A menor morosidad, las entidades financieras pueden arriesgarse a dar más créditos e incluso a ofrecerlos a tipos de interés más baratos.

Así pues el sistema financiero salió de su estrategia conservadora de concesión créditos para la compraventa de propiedades inmobiliarias a lomos de unos buenos datos de empleo. Y favoreció este mercado con la concesión de préstamos más baratos (con tipos de interés más bajos). Pero estos datos son anteriores a los malos datos de empleo de agosto y a la crisis secesionista de Cataluña.

Más información sobre este tema:

El ladrillo quiere volver (I)


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Rafael David Fernández
Periodista y Economista, en búsqueda de la verdad y las fronteras de lo posible.

Contenido más reciente





 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com