Síguenos en   

Los daños del coronavirus a la economía mundial

-


¤ La paralización parcial de la industria china baja el precio del petroleo


¤ Los viajes adentro y afuera de China disminuyen al mínimo


¤ La industria del automóvil y el turismo son los principales afectados

El primer daño de incalculable valor ha sido la muerte – hasta el 17 de febrero – de 1.670 personas, según Johns Hopkins (gisanddata.maps.arcgis.com).

El virus ha dejado fuera de juego a 69.287 personas de las que ya se han recuperado 9.871. Por ejemplo, en España las dos personas contagiadas que había ya se han recuperado completamente.

El 98,87% de los casos están siendo tratados en China continental, es decir, sin contar los casos de Hong Kong y Macao que tienen un estatus especial en China.

El mundo ha criticado a China por la falta de transparencia sobre esta epidemia cuando apareció y también el 12 de febrero cuando se cambió la forma de contar a los enfermos. Esto hizo que aumentase en 15.000 el número de personas contagiadas, es decir, el mismo aumento que en los seis días anteriores.

El origen, Wuhan, Hubei, China

Todo empezó, probablemente, en un mercado de marisco y otros animales exóticos (posible foco de la epidemia) de Wuhan donde gente que pasaba por allí fue contagiada. El mercado tuvo que ser cerrado y desinfectado.

Wuhan es una ciudad de 8,8 millones de personas, según demographia.com, o de 19 millones si contamos la zona metropolitana, según la OCDE. Esta ciudad está a medio camino entre Pekín, la capital del país, la popular y populosa Shanghai, la tecnológica Shenzhen y Chongqing (un “municipio” chino de 30 millones de personas del tamaño de Andalucía).

Además el río que atraviesa Wuhan es el caudaloso Yangtsé, el más largo de China con 6.300 kilómetros (siete veces la distancia entre Cádiz y Barcelona). Además Wuhan está bien comunicada por carretera y trenes de alta velocidad con el resto del país, incluso, tiene un aeropuerto internacional. Lo que explica la expansión de la epidemia a gran parte del país.

El 20 de enero Zhong Nanshan, un prestigioso neumólogo, aconsejó no visitar Wuhan y de hacerlo así, usar máscaras para evitar el contagio.

Desde el 23 de enero, las autoridades chinas empezaron a tratar la epidemia como una emergencia nacional, se pusieron en cuarentena 16 zonas de la región de Hubei sobre 57 millones de personas. Esto significa que en dichas zonas se han restringido al máximo posible los movimientos, incluso prohibido el uso de coches particulares, y las grandes reuniones – celebraciones de bodas y fiestas de cumpleaños – y se cancelaron las celebraciones públicas por la llegada de año nuevo chino que este año cayó el 25 de enero. Lo que ha afectado negativamente al sector turístico de Hubei.

También eso significa que no se pueden acceder a las autopistas de esas zonas ni se puede salir de esas zonas. Estas regiones tienen una fuerte industria pesada, son fabricantes de automóviles y también tienen un considerable sector tecnológico y agrícola.

El resto de China

Una buena parte de la medidas de contención de la epidemia se han aplicado en las grandes ciudades del país como por ejemplo en Hong Kong, Shanghai y Pekín donde se cancelaron también las celebraciones de año nuevo chino.

Muchas tiendas tanto extranjeras como chinas decidieron cerrar incluso si las autoridades permitían su apertura. Hay mucha preocupación.

Las bolsas chinas (el Shanghai Composite y el FTSE China A50) también se vieron afectadas. Sus cotizaciones evolucionaron negativamente por la epidemia, especialmente, del 23 de enero (día previo a las cuarentenas masivas de Hubei) y el 3 de febrero. Practicamente lo mismo le ocurrió al índice tecnológico más importante de China, SZSE Shenzhen. Entre esos días se cerraron las bolsas por vacaciones del año nuevo chino y así se tranquilizó a los inversores. Actualmente las bolsas chinas han recuperado la mitad del valor perdido entre dichas fechas.

En China, la preocupación por este asunto parece estar detrás del súbito aumento de los precios en enero. Ya que hay gente que ha empezado a acaparar comida por si la situación empeorase.

Ante el temor de que los billetes puedan portar el virus, también se ha anunciado la desinfección de los billetes de la región de Hubei. Incluso se ha suspendido el intercambio de billetes entre regiones chinas, según Euronews. Esto hará que aumenten los pagos electrónicos y ya está haciendo que muchas empresas pidan a sus trabajadores realizar su tareas por internet desde casa.

Fuera de China

Aunque todos tenemos la idea de que la epidemia de coronavirus ha servido de excusa para la cancelación de asistencia de muchas empresas al World Mobile Congress de Barcelona. Y en España algunos restaurantes chinos han cerrado para ponerse en cuarentena voluntaria. Fuera de China la repercusión ha sido mayor y más clara. Porque los viajes a China y desde el gigante asiático se han reducido al mínimo. Muchas líneas aéreas han suspendido todos sus vuelos a China. Incluso Rusia llegó a cerrar su larguísima frontera terrestre con China. Por no pasar ni siquiera pasan sandías de Birmania por la frontera, tal como informa Reuters latam en su cuenta de Twitter. Dado que China es uno de los grandes consumidores de petróleo del mundo, desde el 20 de enero ha caído el precio del barril de petróleo Brent, de 65 dólares a 53 dólares el barril, aunque ahora cotiza a 56 dólares por barril. Lo cual va a tener efectos importantes en países como Venezuela, Irán, Arabia Saudita...

Según The Straits Times, la planta más productiva de coches del mundo perteneciente a Hyunday en Ulsan (Corea del Sur) se ha visto obligada a suspender sus operaciones por falta de componentes provenientes de China.

En Singapur, el segundo país más afectado por la epidemia (75 contagiados 18 curados y ningún muerto), el “Global Grain Conference” ha sido pospuesto a mediados de año. Dicho evento reúne a directivos de empresas que comercian con granos como maíz, arroz, trigo, soja... para hacer negocios y hablar de las novedades, finanzas y retos del sector. Singapur es una prospera isla portuaria pegada al sur de Asia en donde hace escala gran parte del comercio mundial en barco.

Stefan Schneider, economista jefe de Deutshe Bank, teme que la epidemia pueda llevar a Alemania a una recesión. Alemania es el país de la Unión Europea con más casos (menos de una veintena).

El futuro

Difícil de decir. Queda claro que muchos trabajadores del sistema sanitario se dejarán la vida para salvar a sus compatriotas.

Los países desarrollados tienen más medios para luchar contra la epidemia y la mantendrán a raya como el caso de España, Rusia, Australia o Reino Unido.

Queda por ver qué ocurrirá con Hispanoamérica y África que tienen sistemas sanitarios más débiles. Sólo se ha registrado un caso en Egipto, lo que dice mucho de cómo funcionan los flujos de personas en el mundo.

Los tratamientos aplicados para curar a los pacientes son eficaces y ya se trabaja y avanza en una vacuna.

China se encuentra en una situación complicada que agrava su posición negociadora ante Estados Unidos de América (EE.UU.) en su conflicto comercial.

En el peor de los casos, si la situación de epidemia permaneciese y la vacuna no se descubriese, gran parte de la producción de componentes electrónicos y maquinarias se trasladará a la India y a EE.UU. Antes de esta epidemia ambos países habían firmado un acuerdo comercial parcial, pero no es suficiente para restablecer la normalidad en todos los flujos comerciales entre ambos países.


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Rafael David Fernández
Periodista y Economista, en búsqueda de la verdad y las fronteras de lo posible.
 © 2020 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com