Síguenos en   

“Makers”, industriales en casa

-

Hay dos periodos de transición en la historia de la economía mundial en los que la producción de bienes se quedó en el hogar. Uno fue cuando en Europa se pasó del Imperio Romano de occidente a la época feudal. Por entonces, hizo falta pasar la producción de objetos de hierro de la ciudad a los pueblos. El otro periodo de transición fue en la entrada a la Revolución Industrial. La producción textil se repartió en hogares (rompiendo la disciplina gremial) de Inglaterra antes de ser engullida por las nuevas fábricas con máquinas de tejer.

Hoy asistimos a un nuevo cambio de paradigma en la fabricación de objetos que aumenta la creatividad y descentraliza la producción. Una persona en su hogar con voluntad y planificación, puede competir con empresas tecnológicas en la producción de productos complejos. Los llaman makers. No se trata de producción a gran escala, pero si es el principio de negocios que recuerda a las primeras andanzas de Steve Jobs y Steve Wozniak cuando aún no se había fundado su empresa, Apple.

¿Qué instrumentos usan estos makers?

Lo primero es conocimiento y espíritu crítico. Entre ellos hay quienes pueden tener formación universitaria, pero otros simplemente utilizan internet y las redes sociales para aprender. Ahí se encuentra de todo, no siempre bueno pero en muchos casos interesante. Hay quien forja así parte de su oficio en su casa.

YouTube ya se ha convertido en un centro de formación donde se enseña y se aprende habilidades técnicas relacionadas con el bricolaje, la informática, la electricidad, la electrónica, la programación y la robótica. Algunos canales recomendables en YouTube son makemagazine (en inglés, es muy práctica pero no todo lo que enseña es gratuito), Terrazocultor jose manuel (sobre electrónica y “ciencia en casa” en español), pildorasinformaticas (programación informática en inglés), ExplainingComputers (en inglés, informática), Curso em Vídeo (canal práctico de programación informática en portugués) y Learn Engineering (de ingeniería en inglés).

Parcialmente en español, hay una página que puede ayudar mucho a aprender a programar: code.org. Esta plataforma de aprendizaje ha sido apoyada por grandes empresarios de informática de EE.UU. Aquellos que no saben de idiomas, pueden estudiarlos en aulafacil.com.

Lo segundo es el movimiento open source. Según Javier C. Salazar, éste es un modelo de negocio que puede ser, según los casos, con o sin ánimo de lucro. Permite tener acceso a productos tecnológicos baratos y útiles. Su peculiaridad radica en que los usuarios pueden mejorar dichos productos (software y hardware). Ya sean programas y lenguajes de programación o gadgets (aparatos), con lo que se estimula la investigación, colaboración en red y participación en proyectos tecnológicos que han cambiado y cambiaran el mundo. Un gran ejemplo es la fundación Apache Software Foundation.

Lo tercero son pequeños aparatos informáticos baratos (rondando los 50 euros) pero extremadamente útiles y flexibles (lo que permite experimentar con ellos sin miedo a fracasar) en sus prestaciones y en su compatibilidad con otros dispositivos. Aquí entran pequeñas placas computadora programables y autónomas. En este campo la empresa italiana Arduino ha introducido a millares de personas a la fabricación de muchos tipos de máquinas. Pequeños globos de observación atmosférica, teléfonos móviles, sincronización de luces, aplicaciones en domótica y pequeños robots pueden ser hechos con Arduino. Este aparato más pequeño que la palma de una mano, curiosamente puede ser manufacturado en casa con algunos componentes básicos y ha sido copiado y mejorado por algunas empresas.

En el mundo de la informática creativa empezando desde cero, ha aparecido Raspberry Pi. Es una pequeña placa base, que debidamente conectada y con un pequeño ventilador para evitar sobrecalentamiento, se convierte en un ligero y eficaz ordenador con sistema operativo. Estos pequeños ordenadores permiten jugar a Minecraft, usar paquetes de ofimática y programar, además son compatibles con Arduino. A Raspberry Pi le salió un pequeño competidor, CHIP, otra pequeña y simplificada placa cuyo precio era menor de 10 euros. Semanas después, Raspberry Pi contratacó con Raspberry Zero con un precio inferior a 10 euros. Pero estamos hablando de los pioneros que cuentan con decenas de extensiones a precios asequibles. Raspberry Pi tiene nuevos competidores-imitadores como, por ejemplo, el Tinker Board de Asus y LattePanda de DFRobot.

El cuarto elemento son los instrumentos de bricolaje e impresoras 3D. Aunque los instrumentos de bricolaje son baratos, una impresora 3D es una inversión (en torno 1.100€) con un limitado alcance. Las impresoras 3D usan generalmente materiales de poca resistencia y dureza, generalmente plástico. Con estas impresoras se pueden fabricar, por ejemplo, piezas de máquinas y prótesis.

Ser un maker se ha convertido en algo atractivo no sólo por los posibles beneficios económicos, sino porque es una afición para millones de personas.


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Rafael David Fernández
Periodista y Economista, en búsqueda de la verdad y las fronteras de lo posible.

Contenido más reciente





 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com