Síguenos en   

El peso del Estado en la economía varía sustancialmente entre países

-

La manera más corriente de medir el peso de un Estado en una economía es comparar los ingresos y gastos públicos con relación al PIB. La importancia del sector público sobre la economía varía sustancialmente entre países.


Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la OCDE

En el gráfico aparecen las economías de la OCDE (Organización y Cooperación de Desarrollo Económico), es decir, las más desarrolladas del mundo. Faltan Nueva Zelanda, Corea del Sur, Australia, México, Canadá, Chile y Turquía, ya que no hay determinados datos para 2015. La línea azul representa el peso de los ingresos públicos sobre el PIB. La línea roja los gastos públicos con respecto a la misma variable. A partir de este gráfico puede destacarse lo siguiente:

— Los Gobiernos de la Unión Europea (UE) son más intervencionistas que los de Japón, Estados Unidos (EEUU), Suiza e Israel. Mientras que la media de ingresos y gastos públicos llegó al 44,9 y el 47,2% respectivamente en la UE, en dichos países no alcanzó ni el 40%. No obstante hay dos excepciones; Noruega, no perteneciente a la UE y en donde los ingresos públicos superan el 50%, e Irlanda, socio de la misma y donde ambas variables ni siquiera llegan al 30%.

— El peso del sector público supera al promedio de la UE en los países nórdicos, Francia, Bélgica, Austria, Grecia, Italia e Hungría. Se sitúan en torno a la media de la UE en Alemania, Holanda, Eslovaquia, Eslovenia y Portugal. En el resto de economías están por debajo.

El relevancia del sector público en las economías de la UE se explica por la importancia que aún tiene del Estado del Bienestar, el cual comenzó a desmontarse en EEUU y en el Reino Unido a partir de la década de los ochenta. Otro factor a tener en cuenta es la intervención estatal en sectores estratégicos como pueden ser el de la energía, los transportes, las telecomunicaciones, etc. En este sentido Francia es un ejemplo a través del control que ejercen sus empresas públicas sobre dichos sectores. El mayor paro de carácter estructural y el envejecimiento de la población, que afectan al gasto público en pensiones, pueden explicar que el Estado continúe teniendo un papel esencial como agente redistribuidor de renta. No obstante, no hay que obviar las reducciones en el gasto público social que se están produciendo en algunos países del sur de Europa.


Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la OCDE

En épocas de recesión aumenta el gasto en prestaciones por desempleo y cae la recaudación. En el gráfico puede observarse que son los tres países con más paro de la OCDE, Grecia, España y Portugal, los que acumulan un mayor déficit público. Ello pese a que en España más del 50% de los parados no cobra ninguna prestación o subsidio por desempleo.

A partir de esta recesión causada por la crisis financiera, algunos Gobiernos de la UE decidieron aportar ayudas públicas a las entidades financieras de sus respectivos países. Es decir, los contribuyentes han tenido que rescatar a los bancos. Ello ha dado lugar a que hasta 2015 países como Portugal, Grecia y Austria continuarán incrementado su nivel de deuda pública, y que en España y Eslovenia apenas se haya reducido. Ello como es natural ha repercutido negativamente sobre el saldo presupuestario, ya que al aumentar el endeudamiento público sube el gasto en intereses de la deuda. En contraste, Dinamarca ha recuperado totalmente las ayudas. A Reino Unido, Bélgica, Holanda e Irlanda les han sido devueltas el 50% de éstas, mientras Alemania ha recobrado el 40%. En Islandia, el Gobierno dejó caer a su sistema financiero, y en EEUU las ayudas se han recuperado por encima de lo desembolsado.

Una mayor intervención del Estado no tiene por qué implicar un mayor saldo presupuestario negativo. En los dos principales países anglosajones el peso de las Administraciones Públicas es menor en términos relativos. Sin embargo, están entre los que tienen una mayor necesidad de financiación. En el polo opuesto se encuentran Noruega y Suecia, con Gobiernos más intervencionistas, pero con superávit fiscales, especialmente en el primer caso. La mayor o menor intervención de los poderes públicos no sólo depende del tipo de gobierno, si es éste es más keynesiano o más liberal, sino también de la coyuntura económica. En épocas de crisis se requiere una mayor implicación del Estado, la cual tiene lugar mediante la activación de los estabilizadores automáticos (gasto en prestaciones por desempleo), el incremento de la inversión pública o el control de entidades financieras.


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Sebastián Núñez
Aprendiz de la economía. Lector nocturno y aficionado al deporte.

Contenido más reciente





 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com