Síguenos en   

¿Hay recuperación económica en Portugal?

-

Zona turística de Portugal. Go2locals (Pixabay.com)

Dos medios británicos, la BBC y The Economic destacaron a principios de abril de este año una "recuperación económica de Portugal". Según estos medios la política fiscal expansiva del Gobierno de António Costa ha dado resultado, ya que el déficit fiscal cayó al 2,1% en 2016 y la economía portuguesa lleva tres años consecutivos creciendo. El banco central ha estimando un incremento de las exportaciones del 6% y un descenso de la tasa de paro al 7% para 2019. Dicha política expansiva ha permitido un aumento de los salarios y las pensiones, hasta niveles de precrisis.

Otros medios han destacado recientemente que detrás de la elección del portugués Mário Centeno, está su fresca gestión como ministro de Economía. Más allá de que estos juicios de valor sean ciertos o no, ¿cómo han evolucionado las principales variables macroeconómicas de Portugal?

Según datos del Instituto Nacional de Estadística portugués la economía del país lleva creciendo en términos interanuales desde el último trimestre de 2013. El PIB a precios de mercado y a efectos de estacionalidad y calendario ha subido más este año con relación a los anteriores: la media de los tres primeros trimestres es del 2,76%. Este crecimiento ha sido importante: entre julio y septiembre se sitúo en el 2,5%, una décima inferior al promedio de la Unión Europea (UE) y la Eurozona.

La tasa de la paro cayó al 11,2% de la población activa en 2016, desde el 16,4% alcanzada en 2013, dados los datos de Eurostat. En octubre de este año bajó hasta el 8,5% en términos desestacionalizados, tres décimas inferior a la de la Eurozona y 1,1 puntos porcentuales superior a la media de la UE.

En el décimo mes del año la inflación aumentó un 1,9% con relación al mismo mes del año 2016. Este nivel está poco por encima de la UE (1,7%) y la zona euro (1,4%).

Las estadísticas del Banco Mundial indican que Portugal tuvo un superávit en su balanza por cuenta corriente del 0,8% del PIB en 2016. La balanza por cuenta corriente es una de las tres cuentas que forman la balanza de pagos, y es el resultado de la diferencia entre gastos e ingresos corrientes productos de realizar operaciones con el exterior. Dentro de ésta el saldo comercial de bienes y servicios llegó al 1,2% del PIB. Eso sí, la balanza sólo de bienes ha acumulado un déficit de 11.600 millones de euros en los 10 primeros meses de este año, un 30,33% superior al registrado durante el mismo periodo del año anterior.

La economía portuguesa llegó a tener un déficit fiscal del 11,2% sobre el PIB en 2010. Desde entonces la ha reducido al 2% (2016). Este ritmo de decrecimiento continúa, ya que este ratio ha descendido de media entre enero y junio al 1,2% del PIB (sin estacionalidad). Este nivel supone que las autoridades portuguesas van a estar menos controladas por la Comisión Europea, ya que han salido del Protocolo de Déficit Excesivo (PDE), fijado en el 3% del PIB. Superar esta ratio da lugar a que Bruselas incremente la presión sobre el Estado miembro, con el objetivo de que reduzca su saldo negativo por debajo de dicho nivel en el corto plazo. España está ahora mismo en esta situación.

Problemas financieros

Pese a esta reducción del déficit público, la deuda pública PDE de Portugal creció significativamente y sin interrupción entre 2007 y 2016. En concreto ha pasado de representar el 68,4% del PIB a suponer el 130,1% . Es el tercer país de la UE con mayor nivel de endeudamiento de las administraciones públicas, detrás de Grecia (180,8%) e Italia (132%). Esta senda ha continuado en los dos primeros trimestre del presente año, ya que ha subido ligeramente.

En cuanto a la deuda privada, también continúa en valores extraordinariamente altos. No obstante se ha reducido en los últimos años. Desde un valor máximo que alcanzó en 2012, situándose en el 210,3% sobre el PIB, ha pasado a representar el 171,4% (valor provisional de 2016).

La deuda externa neta, es decir, la diferencia entre lo que Portugal debe al exterior y lo que las naciones extranjeras deben a este país, cerró en el 94,5% del PIB portugués en 2016. Se ha reducido desde su mayor valor, alcanzado dos años antes (104,4% sobre el PIB). El país vecino es la tercera economía con una mayor deuda externa neta, por detrás de Chipre (152%) y Grecia (137,5%).

Este problema de endeudamiento tanto público como privado explica la debilidad de su sistema financiero. Al igual que en otros países del sur de Europa los bancos con mayor nivel de morosidad han necesitado ayudas públicas o han sido vendidos a entidades más solventes. Pese a ello la OCDE ha alertado al Gobierno luso que ‘la fragilidad de los bancos tiene que ser resuelta lo más rápido posible para reducir los riesgos presupuestarios y recuperar el crecimiento del crédito. Es crucial reducir el crédito malo de los balances’.


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Sebastián Núñez
Aprendiz de la economía. Lector nocturno y aficionado al deporte.

Contenido más reciente



 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com