Síguenos en   

El empleo del futuro, toda una explosión creativa

-


¤ El trabajo se basará en las habilidades no cognitivas


La relación del hombre con las máquinas y la inteligencia artificial se ha convertido en uno de los mayores desafíos del siglo XXI, dando lugar a lo que se conoce como la Cuarta Revolución Industrial.

EAE Business School acaba de publicar un estudio que determina que los puestos más demandados dentro de dos o tres años por las grandes empresas serán, por este orden, especialista en análisis de datos, ingeniero informático, responsable de estrategia digital y comercial (digital). Del mismo modo, Infojobs, plataforma online de ofertas laborales, ha detectado una explosión del fenómeno online en cargos como programador, experto en Big Data, HTML5, desarrollador de aplicaciones móviles o en la nube y experto en redes sociales.

En definitiva, se trata de empleos estrechamente vinculados al sector TI (Tecnologías de la Información) y donde las áreas más prometedoras se definen con la robótica, inteligencia artificial, ciberseguridad, internet de las cosas y nanotecnología. Es lo que se conoce como la cuarta revolución industrial.

En este sentido, un informe del IESE subraya que “los trabajos rutinarios, ya sean manuales, como llenar cajas, o cognitivos, como comprobar registros, están en peligro, porque se pueden automatizar rápidamente por poco dinero”. Sin embargo, las Cámaras de Comercio no observan cambios radicales que puedan desbaratar de golpe la estructura laboral española.

A medio plazo, según sus encuestas, las ocupaciones más demandadas, tanto en niveles altos como medios y bajos, corresponderán con operadores y trabajadores cualificados de industrias y construcción (alrededor del 13% del total de empresas contratarán estos perfiles), técnicos y profesionales científicos e intelectuales (11,2%) y trabajadores de los servicios de restauración, personales, de seguridad y vendedores (10,5%).

Por su parte, Erik Brynjolfsson y Andrew McAfee, investigadores del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), ponen de manifiesto que “la raíz de nuestros problemas no es que estemos en una gran recesión, o un gran estancamiento, sino más bien en las primeras etapas de una gran reestructuración. Nuestras tecnologías están avanzando, pero muchas de nuestras habilidades y organizaciones están rezagadas. Por lo tanto, es urgente que entendamos estos fenómenos y presentemos estrategias que permitan a los trabajadores avanzar con las máquinas en vez de competir contra ellas”.

Y es que el desarrollo de la tecnología ha llegado a tal punto que actualmente permite conducir vehículos, diagnosticar enfermedades e incluso ofrecer asesoría financiera; de hecho, el temor del hombre a las máquinas se ha convertido en uno de los mayores desafíos del siglo XXI, siendo Japón el país que representa la densidad más alta de robots a nivel mundial, seguido por Estados Unidos, Canadá, México y Europa, dados los datos publicados por la Federación Internacional de la Robótica.

Paralelamente, un estudio realizado por el economista jefe del departamento de investigación de Unicredit, Harm Bandholz, destaca que aunque el impacto del uso de robots en el mercado laboral es aún incipiente, se empieza a respaldar la idea de que “estos aparatos benefician a los trabajadores más cualificados”, a costa de aquellos que ingresan salarios medios y bajos.

Como consecuencia de todo ello, Bandholz asegura que “tenemos que repensar nuestro sistema educativo. Dado que los robots y las máquinas son capaces de hacerse cargo de un número cada vez mayor de tareas, los seres humanos tienen que centrarse en sus ventajas comparativas, que incluyen las habilidades no cognitivas” o, en otros términos, el conjunto de atributos, disposiciones, habilidades sociales, actitudes, capacidades y recursos personales independientes de la capacidad intelectual.


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Susana Gil

Contenido más reciente





 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com