Síguenos en   

Brasil, año 0

-


¤ El paro brasileño aumenta, mientras que el sector exportador remonta


El 2 de diciembre de 2015, se inició oficialmente el proceso de destitución de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff. Y una pregunta quedó en el aire. ¿La crisis económica brasileña ha sido provocada por esta defenestración?

La economía brasileña se caracteriza por altos crecimientos de su PIB y por altas tasas de inflación en comparación con Europa e incluso EE.UU. Brasil es parte del club de las economías emergentes, los BRIC (Brasil, Rusia, India y China), economías con problemas pero con mucho crecimiento y excelentes perspectivas.

En 2010, la economía creció un 7,5% en términos reales, en base a datos del IBGE, el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística. En 2012, el crecimiento era del 1,9% y en los dos últimos trimestres de 2013, la economía brasileña alcanzaba sus máximos históricos en consumo de las familias, gasto público y formación bruta de capital fijo (inversiones empresariales). En 2014, el PIB creció un 0,1%, teniendo en el primer trimestre el mayor déficit entre exportaciones e importaciones de la serie histórica de 1995. A finales de 2015 el crecimiento de la economía brasileña era de -3,8%. El crecimiento anual de la economía en el segundo trimestre de este
año, fue del -4,9%.

Brasil ha visto crecer sus 4,07 millones de empresas desde 2008 hasta 4,77 millones en 2013, pero en 2014, eran 4,55 millones. En 2014, 940 mil empresas salieron del mercado.

En 2010, la inflación brasilera era 5,91% , según el IBGE y en 2011, 6,5%. Y hasta 2014 esta no pasó de ese nivel, pero en 2015, se disparó hasta el 10,67%. Para ver dobles dígitos en la inflación de diciembre hay que remontarse a 2002, cuando fue del 12,5%.
El pasado 31 de agosto, Dilma Rousseff, fue definitivamente privada de su cargo como Presidenta de la República de los Estados Unidos de Brasil, y Michel Temer paso de ser presidente interino a ser el presidente del país. Desde el mismo momento que empezó el proceso, la inflación cayó, en agosto la inflación era 8,97%, menos que en el mismo mes del año pasado.

En el último trimestre de 2014, Brasil tenía una tasa de desempleo del 6,5% y desde entonces la tasa de desempleo empezó a aumentar continuamente hasta que a finales del segundo trimestre de este año se alcanzó el 11,3%.

Por tanto la crisis económica brasileña no empezó con el proceso de destitución o impeachment de Dilma, sino que ya venía de antes, aunque la inestabilidad política agravó la situación. Además la copa del mundo no tuvo un impacto positivo significativo en la economía. Brasil tendrá que seguir combatiendo sus mayores enemigos, la criminalidad y la corrupción. Al mismo tiempo, deberá estabilizar su crecimiento económico, su inflación, construir, mantener y modernizar sus infraestructuras básicas (por ejemplo, construcción de vías férreas y soterramiento hilos eléctricos y telefónicos en zonas urbanas) , terminar una adecuada industrialización y sacar partido al turismo como en España.

En el último trimestre de 2015, el país de Ordem e Progresso pasó a tener un creciente superávit de exportaciones sobre importaciones. Lo nunca visto desde 2009.


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Rafael David Fernández
Periodista y Economista, en búsqueda de la verdad y las fronteras de lo posible.

Contenido más reciente





 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com