Síguenos en   

¿Qué progreso ha habido en España desde 1977?

-

Con motivo del 40 aniversario de las primeras elecciones “democráticas”, la propaganda oficial, una vez más, ha vuelto a destacar el progreso político y económico que ha vivido España desde 1977. Según esta visión nuestro país ha avanzado mucho porque está en la Unión Europea (UE), comparte moneda con países ricos, más personas pueden ir a la Universidad, tenemos una sanidad universal, crecen las empresas nacionales con presencial en el exterior, existen trenes de alta velocidad, más aeropuertos y carreteras, etc. Desde el punto de vista político hay libertades, elecciones libres, las mujeres, los homosexuales y los inmigrantes tienen más derechos, etc.

En cambio, si se analiza la realidad de estos últimos 40 años hay más sombras que luces. Es cierto que hay libertades, pero éstas son individuales no colectivas. Los derechos que hay en la Constitución no son producto de una conquista de la libertad por la sociedad civil, sino de concesiones estatales. Como apunta el pensador político Antonio García-Trevijano lo que la ley te da te lo puede quitar. Esto explica que aún se siga debatiendo en España sobre si existe o no libertad de expresión, lo que evidencia que nadie está seguro de los derechos que tiene. Que haya elecciones no significa nada, dado que se vota pero no se elige al no existir representación. El sistema electoral proporcional de listas de partido es el mismo que empleó Franco en sus convocatorias electorales, el mismo que tuvieron Hitler y Mussolini. Un sistema donde desaparece todo atisbo de representación y se sustituye ésta por la integración de las masas en el Estado, según expuso el presidente del Tribunal Constitucional alemán entre 1951 y 1971, Gerhard Leibholz. Éste jurista ha sido la principal autoridad intelectual sobre este tipo de sistema electoral.

La corrupción es hoy estructural, afecta a todas las instituciones y partidos. Esto es así, ya que no hay separación de poderes, únicamente de funciones. La justicia está controlada por los partidos, que eligen a los miembros del Consejo del Poder Judicial. No hay elecciones separadas entre el ejecutivo y el legislativo, de tal manera que el primero se constituye a partir del segundo. Con Franco también había corrupción, especialmente durante sus últimos años, pero era personal, no estructural.

La entrada de España en la UE y más tarde en el euro ha tenido más inconvenientes que ventajas para el ciudadano medio. Nuestro país ha tenido que pagar un precio muy alto para que llegará inversión exterior y fondos estructurales y de cohesión. Los Gobiernos de González y Aznar se dedicaron al mal vender nuestra industria, que pasó de representar el 38% del PIB en 1977 a representar el 16,3% en 2015, según datos del INE. Los datos del Banco Mundial indican que la renta per cápita española fue de 3.617,7 dólares hace cuatro décadas frente a los 25.684,7 dólares de 2015. Sin embargo, ésta sigue estando lejos de la media de los nueve países miembros de la UE de 1977, ya que ha pasado de representar el 49,3% de la última a hacerlo en el 51,4%. No hay que olvidar el crecimiento de la desigualdad de ingresos en los últimos años, siendo la economía española una de las que tiene más desequilibrio de toda la UE.

La enseñanza pública ha empeorado notablemente. Por desgracia soy de la quinta del 84, la primera a la que afectó la LOGSE, sistema que se ha caracterizado por no premiar la cultura del esfuerzo, sino la igualdad en la mediocridad. Esto explica que actualmente sea relativamente fácil ir a la Universidad y estudiar una carrera de Humanidades. Como consecuencia de esta situación sólo la Universidad de Barcelona se encuentra entre las 200 mejores del mundo, ocupando el puesto 151 del ranking de Shanghai. Da la impresión de que facilitar el aumento de los titulados no ha tenido otra pretensión que mejorar las estadísticas y hacer negocio con la enorme oferta de másteres existente. El sistema educativo parece enfocado a desarrollar buenos técnicos, pero analfabetos en el ámbito de las ciencias humanas. Sólo hay que ver cada generación de políticos, visiblemente más inculta en las dos últimas décadas.

Al igual que la educación, la sanidad, está peor gestionada que hace 40 años. Los recortes se producen por las ineficiencias en el gasto público y la inversión. Desde que se transfirieron estas competencias a las comunidades autónomas, los partidos políticos y sindicatos han colocado a amigos, familiares y compañeros en universidades y hospitales, han cobrado comisiones a cambio de adjudicaciones a determinados empresarios. Pero políticos y sindicalistas no tenían suficiente y acabaron quebrando un sistema de cajas de ahorro. Éste había funcionado bien durante más de 150 años, concentrando el ahorro de millones de familias de clases medias y bajas.


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Sebastián Núñez
Aprendiz de la economía. Lector nocturno y aficionado al deporte.

Contenido más reciente





 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com