Síguenos en   

Bolsonaro y el desafío brasileño

-


¤ Brasil no baja su tasa de paro del 12% en el segundo trimestre


¤ La deuda pública brasileña alcanzó el 77% en mayo


Jair Bolsonaro se ha convertido recientemente en presidente de Brasil y tiene ante sí el reto de luchar contra la corrupción, recuperar la confianza de los brasileños en la democracia y hacer remontar la débil economía brasileña.

Brasil es uno de los cinco países más grandes del mundo junto a Rusia, Canadá, EE.UU. y China. En Brasil, hay más 200 millones de habitantes más de cuatro veces la población española y casi dos quintos de la población de la Unión Europea.

La trayectoria de la economía brasileña ha sido irregular pero ha conseguido estabilizar su situación después de la crisis económica que ha sufrido. Pero la situación no es para tirar cohetes.

En agosto, el IPCA (Índice de Precios al Consumo Amplio), que mide la variación del precio de aquello que los brasileños compran regularmente, indicó que los precios habían subido un 4,19% en los últimos doce meses. Los combustibles y la energía aumentaron de precio un 16,49%. Y en ese periodo de tiempo las mandarinas se encarecieron un 41,24%. Una mejora, si tenemos en cuenta que en agosto de 2015 la inflación (la subida de precios) fue un 9,53%.

Brasil redujo su paro que en el segundo trimestre era 12,4% y que un año antes era un 13%, según el IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística). Pero en el segundo trimestre de 2017, había 5,8 millones de personas que querían trabajar más horas de la que trabajaban y en el segundo trimestre de este año la cifra subió a 6,5 millones de personas.

Y ahora viene el problema más importante, la deuda. En mayo de este año, la deuda pública brasileña equivale a un 77% de su PIB (Producto Interior Bruto) y en diciembre de 2011 era un 55% del PIB, según el Banco Central de Brasil. En España, en 2017, la deuda pública alcanzó el 98,3% del PIB, según Eurostat. Una deuda mayor que la brasileña. Pero la situación brasileña es más complicada. Según el FMI (Fondo Monetario Internacional), en 2017, los brasileños tiene un PIB per capita (PIB dividido por la población del país) de 9.821 dólares de Estados Unidos y España 28.156 dólares. Dicho de otra manera, cada español produce de media más que un brasileño, lo que hace que Brasil tenga menos capacidad que España para recaudar impuestos y pagar sus deudas.

Jair Bolsonaro tiene que ser capaz de reducir el gasto público, sin afectar negativamente el crecimiento, ni desmontar el sistema de protección social, evitar la hiperinflación (que en Brasil ocurrió en la segunda mitad del siglo XX) y continuar aumentando la expansión de la clase media brasileña que creció con el ex-presidente Lula da Silva (ahora preso por corrupción).


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Rafael D. Fernández
 © 2020 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com