Síguenos en   

¿Qué nivel de paro real tiene nuestro país?

-

Durante 2016 se ha vuelto a crear empleo en España, pero en menor medida que en el año anterior. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) el crecimiento en la ocupación fue del 2,66%, cuatro décimas por debajo de la tasa de 2015.

Este año puede confirmarse la ralentización en el ritmo de creación de empleo, que comenzó en 2014. Más aún cuando la variación entre los dos últimos trimestres del pasado año ha sido negativa (-19.400 personas).

La creación de empleo de los dos últimos años se sostiene sobre una reducción de la población activa experimentada a partir de 2013, que desde entonces ha caído en 621.000 personas. Una cifra superior al empleo creado en 2016.

La disminución de la población activa se debe fundamentalmente al aumento de la emigración. No obstante si la tasa de actividad continúa siendo relativamente baja en comparación a otros países, se debe al efecto de los activos potenciales. El INE considera a esta población como inactiva, ya que está constituida por aquellas personas paradas que no buscan trabajo, porque creen que no van a encontrarlo ('desanimados'), o están afectadas por un expediente de regulación de empleo. En todo caso se trata de personas que estando disponibles para trabajar no buscan empleo por razones distintas a la de estar estudiando, tener responsabilidades familiares o personales, ser jubilado o tener alguna enfermedad. La cifra de activos potenciales alcanza los 514.200 personas.

Los últimos datos positivos acerca del empleo van unidos a una mayor temporalidad de éste. Casi la mitad de los 4,07 millones de contratos temporales existente entre octubre y diciembre, tuvieron una duración inferior a tres meses.

El peso de contratos a tiempo parcial ha aumentado en detrimento de los contratos a jornada completa. Con respecto al final de 2007 los primeros han pasado de representar el 11,58% del total a representar el 15,21%. Mientras los segundos han evolucionado del 88,41 al 84,78%.

Mayores contratos eventuales tienen como consecuencia menores horas de trabajo. El promedio de horas efectivas de trabajo a la semana pasó de 37,6 a 37 horas entre 2011 y 2016. El número de ocupados que trabaja menos horas de las habituales por actividad reducida alcanza los 3,62 millones. El subempleo por insuficiencia de horas afecta a casi dos millones de empleados. Están en esta situación aquellos que desean trabajar más horas y estando disponible para ello, acaban empleados menos del tiempo medio habitual de la semana.

Según el economista Florentino Felgueroso el Departamento de Trabajo de Estados Unidos calcula hasta seis indicadores de paro. Uno de ellos incluye a los activos potenciales y a los subempleados como desempleados. Si se calculase este ratio en España, la tasa de paro alcanzaría el 28,98% ( cuarto trimestre de 2016).


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Sebastián Núñez
Aprendiz de la economía. Lector nocturno y aficionado al deporte.

Contenido más reciente





 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com