Síguenos en   

Las estadísticas oficiales chinas no reflejan la realidad económica del país

-

Las estadísticas oficiales del Instituto Nacional de Estadística de China (NBSC, por sus siglas en inglés) sobre crecimiento, desempleo e inversión de su economía no reflejan la realidad económica por la que está atravesando el país asiático.

Crecimiento económico

El cálculo de la producción o crecimiento de un país puede desagregarse como la suma del gasto en consumo final, la formación bruta de capital y las exportaciones netas (exportaciones menos importaciones). Según los datos oficiales del NBSC, la inversión bruta en formación de capital fijo creció un 44% en 2014. Esto es, según datos del Banco Mundial, más del doble que el promedio de la economía mundial y más del doble que la media de los países que pertenecen a la OCDE.

Estos datos contrastan con el promedio de las cifras oficiales de cada región, increíblemente más bajas. Dichos datos son publicados por los gobiernos regionales chinos. No olvidemos que la economía china se gestiona particularmente a nivel regional, es decir, toda China se divide en gobiernos regionales perfectamente autosuficientes. Cada región tiene su propia legislación y el Gobierno de cada región interviene de forma directa en la economía.

Resulta extraño comprobar que la cifra oficial de las inversiones totales en activos fijos, emitida por la NBSC, sea igual al sumatorio de las cifras regionales, pero que por el contrario los datos de formación de capital fijo difieran significativamente.

El profesor de Finanzas Públicas, Hsien-Feng Lee, de la Universidad Nacional de Taiwán, afirma que el dato sobre formación bruta de capital que él ha calculado es 1,5 veces superior a la cifra oficial publicada por el NBSC. Lee afirma también que las cifras de gasto en consumo final y exportaciones netas son inferiores.

El profesor menciona que el NBSC halla el dato de crecimiento económico en base al método de cálculo por el lado de la producción (valor agregado).

El profesor afirma que dado que el NBSC evalúa sus datos a partir de los informes de los gobiernos regionales, el coeficiente de error que va implícito es bastante elevado, ya que los datos oficiales sobre inversiones en activos fijos son inflados año tras año, dado que estos contabilizan las inversiones en activos fijos previstas en lugar de las inversiones en activos fijos consolidadas, y por lo tanto no reflejan la realidad.

Desempleo

Es bastante llamativo que la tasa de desempleo chino permanezca constante, a pesar de que el crecimiento de la economía se esté desacelerando. Según datos del Instituto Nacional de Estadística de China y del Departamento de Trabajo de la Seguridad Social, el desempleo chino oscila entre el 4% y el 4,1%. Este hecho puede hacernos pensar que las estadísticas de desempleo tampoco son fiables. Vamos a buscarle una explicación. Se carece de datos relevantes.

En China, a diferencia de los de países desarrollados, la tasa de paro sólo incluye a la población desempleada que reside en áreas urbanas y que motu proprio están registradas como demandantes de empleo. Estas personas además deben recibir algún tipo de cobertura del seguro de desempleo o ayudas por el hecho de estar desempleadas. No obstante, por regla general algunas personas -debido al bajo desarrollo de los programas de ayuda, así como la escasa cobertura del seguro de desempleo- no encuentran incentivo alguno a registrarse como demandantes de empleo ni a recibir beneficios por estar desempleados, puesto que en su mayoría los programas y las coberturas por desempleo continúan siendo insuficientes. Por tanto las cifras de desempleo llevan asociado un error (o ruido) intrínseco bastante elevado y a tener en cuenta. Es decir, el número de parados en China es mucho mayor de lo que dicen los datos o cifras oficiales.

Este hecho ha motivado que los profesores Jun Han y Junsen Zhang quieran saber aproximadamente el número de desempleados que hay en la economía china. Por ello en su artículo titulado Wages, participation and unemployment in the economic transition of urban China sostienen que la tasa real de desempleo en 2005 y en 2006 fue cercana al 10%. Es decir, en promedio entre 2002 y 2009 la tasa de paro alcanzó el 10,9%.

Todo apunta a que la fuerza de trabajo (número de trabajadores) ha seguido creciendo a pesar del estallido de la crisis financiera de finales de 2007, eso sí, a menor ritmo. Lo que ahora está sosteniendo la destrucción de empleo en las industrias manufactureras y de empleo público, no es más que la creación de empleo en el sector servicios, debido principalmente al actual cambio estructural de modelo productivo de la economía china. El Gobierno de China está minimizando los efectos negativos del cambio de modelo productivo, en base al aumento del gasto público y las inversiones públicas, pero esta situación no puede prolongarse de forma indefinida, por lo que los empleos en los sectores manufacturero y estatal a medida que avanza el tiempo son más difíciles de mantener. En el momento que corten las ayudas públicas al sector secundario es bastante probable que la tasa de desempleo urbano aumente. No obstante, este efecto negativo podría minimizarse si el sector servicios en expansión es capaz de absorber a los ex-empleados procedentes del sector público (empresas públicas con capital estatal) y manufacturero que pierdan su empleo.


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Javier C. Salazar

Contenido más reciente





 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com