Síguenos en   

Subvenciones y donaciones a partidos políticos: Fuente de corrupción

-

Es imposible acabar con la corrupción en nuestro país mientras los partidos políticos puedan financiarse mediante subvenciones y donaciones. Las primeras generan redes clientelares y permiten que haya individuos que dediquen toda la vida a la política. La segunda las concesiones de obras públicas aquellas empresas que más hayan donado al partido, por ejemplo.

Según la Ley Orgánica 8/2007 sobre financiación de los partidos políticos, estos reciben subvenciones para cubrir gastos electorales y de funcionamiento, como consecuencia de tener representación en el parlamento nacional y regional y extraordinarias para campañas publicitarias. La financiación privada esta constituida por las cuotas y aportaciones de sus afiliados, por las donaciones en dinero o en especie, a través de préstamos, por herencias y por los rendimientos originados por la gestión de su patrimonio, por ejemplo.

Según el Tribunal de Cuentas los partidos políticos recibieron 216,7 millones de euros en subvenciones públicas y 5,9 millones en concepto de donaciones en 2013. Hay que tener en cuenta que adeudaron 205,7 millones.

Entre los partidos que recibieron más subvenciones estuvieron aquellos con mayor “representación” en las instituciones hasta 2013: PP ( 81,1 millones de euros), PSOE (53,2 millones) e IU (11,1 millones). En relación a las donaciones los líderes fueron el PSOE (3,5 millones de euros), el PSC (1,09 millones) y el BNG (455,2 mil euros). Los partidos que acumularon más deuda fueron el PSOE (64,5 millones de euros), el PP (40,5 millones) y el PNV (21,4 millones).

A este despilfarro se unen la subvenciones que reciben las fundaciones ligadas a los partidos políticos, la falta de transparencia sobre sus estados contables, las ventajas fiscales cuando no el fraude, la financiación ilegal, etc.

Podemos y Ciudadanos aparecen como garantes de la anticorrupción, pero ni uno ni otro renuncian a donaciones y subvenciones. Denuncian los efectos, pero no atacan la causas. Proponen solo medidas cosméticas. A medida que vayan ocupando más sillones irán corrompiéndose más.

Ningún partido, sindicado u organización empresarial debería recibir subvenciones ni donaciones. Su única financiación debe proceder de las aportaciones de sus afiliados. No obstante esta medida no sería suficiente para acabar con la corrupción, mientras no haya separación de poderes, controles de la sociedad civil por cada institución y una supresión del actual sistema electoral.


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Sebastián Núñez
Aprendiz de la economía. Lector nocturno y aficionado al deporte.

Contenido más reciente

 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com