Síguenos en   

Trumpeconomía (II)

-

Quédense con dos fechas: el 8 de noviembre de 2016 (Donald Trump gana las elecciones de los Estados Unidos de América) y el 20 de enero de 2017 (Trump se convierte en Presidente de los EE.UU.).

Probablemente muchos imaginaban que Trump pondría EE.UU. patas arriba y llevaría paso por paso todas sus promesas electorales, por ejemplo, la eliminación y sustitución del Obamacare (la seguridad social), construir un muro entre México y EE.UU. salirse del Acuerdo de París para el Cambio Climático, parar las negociaciones del TPP, reforma fiscal... Yo desconfiaba de él. Todavía desconfío . Trump es especialista en ir de farol.

Y ha hecho lo “fácil” salirse del Acuerdo de París (visto como un drama por el partido demócrata) y parar las negociaciones del TPP (así consolida su base electoral en los sindicatos). Lo demás lo ha intentado o lo está intentando pero el Congreso de los EE.UU. e incluso su propio partido se lo están impidiendo.

¿Esto es lo realmente importante? Desde el punto de vista electoral, lo que importa es que la marcha de la economía proporcione bienestar a los estadounidenses.

El primer buen signo es la evolución de los datos de empleo. Desde octubre de 2017 a octubre de 2016, EE.UU., se ha pasado de 7,7 millones de parados a 6,5 millones. Los parados de larga duración (superior 27 semanas) han disminuido de 1,9 millones a 1,6 millones en mismo periodo. Además la población laboral ha crecido de los 159,64 millones de trabajadores a los 160,38 millones. Los tres grupos con menos paro porcentual son los asiáticos (3,1%), los blancos (3,5%) y las mujeres adultas (3,6%). Los tres grupos con más paro porcentual son los adolescentes (13,7%), los negros (7,5%) y los hispanos (4,8%). Todo esto ocurre con una inflación bajo control que ha crecido un 1,63% desde enero.

Hay cierto optimismo económico reflejado en la bolsa especialmente en el índice bursátil Dow Jones (donde cotizan grandes empresas de EE.UU.) que refleja un incremento de valor del 11% en el último año. En el mismo periodo, el índice NASDAQ (donde cotizan las grandes empresas tecnológicas) se ha revalorizado un 28,33%.

Las exportaciones también están creciendo para alegría de la Casa Blanca, aunque no mucho. Lo suficiente para decir que no hay guerras comerciales con México ni con China que sigue siendo el líder mundial de las exportaciones. Y Alemania sigue de cerca a EE.UU. en exportaciones.

Además se ha producido un pequeño milagro. La deuda pública de los EE.UU. en el segundo trimestre de 2008 era 9,4 billones de dólares y en el cuarto trimestre de 2016 alcanzó su récord absoluto (19,97 billones). Desde entonces hasta el segundo trimestre de 2017 ha descendido a los 19,84 billones. La bajada puede parecer ridícula pero en realidad es histórica. ¿Eso se debe a Trump? Más bien diría que se debe a como estaban diseñados los presupuestos y los impuestos antes de que él llegase. Lo mismo que le ocurrió a Zapatero después de que Aznar dejase la presidencia y lo que le ocurre a Carmena tras recoger la vara de mando de Madrid de manos de Ana Botella.

Así pues Trump consigue desprestigiar a los agoreros más extremistas que vaticinaban una desastrosa presidencia en lo económico... por ahora. El presidente americano está falto de proyectos sólidos y convincentes, parece un surfero que aprovecha la ola que los vientos y la mareas le regalan.


-

Comentarios

Comentar

Otras noticias

Rafael David Fernández
Periodista y Economista, en búsqueda de la verdad y las fronteras de lo posible.

Contenido más reciente





 © 2017 Economía Abierta .com   |   Aviso legal   |   Política de cookies   |   Política de privacidad   |   Contacto: admin@economiaabierta.com / info@economiaabierta.com